Alimentos para nuestros hijos

Sobre todo las madres primerizas tendrán dudas acerca de cómo alimentar a sus hijos cuando ya son un poco más mayores. Es importante que lleven una buena alimentación para evitar presentes y futuros problemas en el crecimiento de tu pequeño. Ten en cuenta que todavía ha de crecer mucho más y necesitará fuerza y vitalidad para hacerlo de forma saludable.

Es importante evitar que nuestros hijos padezcan sobrepeso, que tengan un peso equilibrado es vital. El sobrepeso durante la infancia aumenta el riesgo de padecer trastornos cardiovasculares, hipertensión o diabetes durante cuando el niño crezca. Es necesario que los niños tomen comidas ricas en hidratos de carbono y proteínas. Han de llevar una dieta sana y equilibrada, preparada sobre todo a base de ingredientes frescos y naturales. Inculca a tu hijo que ha de comer toda clase de alimentos, con moderación variedad, y que no han de abusar de sus comidas favoritas. Fruta, verdura, pescado y legumbres, tu hijo ha de entender que es necesario comer de todo, pero es importante que tú le des ejemplo. No puedes pedir a tu hijo que coma algún alimento en concreto si no ve que tú no eres capaz de cocerlo. A esta edad, somos el mejor ejemplo para nuestros pequeños.

alimentacion de bebes

Han de tomar muchos líquidos a lo largo del día, aumentando la cantidad en los periodos del año en los que haga más calor o después de haber realizado alguna actividad física. Evita que tomen muchos refrescos, pues tienen una gran cantidad de gases y azúcares que pueden ser nocivos para los niños. Es más recomendable que beban agua y zumos naturales en vez de artificiales. El desayuno es parte fundamental para la nutrición de los más pequeños, deben acostumbrarse a desayunar fuerte antes de ir a clase. Gracias a un buen desayuno tendrán fuerzas para todo el día, no te preocupes, ellos ya se encargarán de quemar las calorías.

Evita que piquen entre horas muchos alimentos ricos en azúcares y grasas, como la bollería industrial, las chucherías o las patatas fritas. Para disminuir la cantidad de grasa que ingieren, puedes darles lácteos semidesnatados que tienen los mismo nutrientes y menos grasa. Además, habrá que cocinar los alimentos con menor cantidad de sal, ya que puede provocar problemas de circulación a largo plazo. En caso de que se cocina con sal, es preferible el uso de sal yodada. No acostumbre a su hijo a ir a restaurantes de comida rápida, pues sus alimentos contienen demasiadas grasas saturadas, ya se sabe que la comida rápida ni los fritos son buenos aliados de la sana alimentación. Ten en cuenta las necesidades calóricas de hijo dependiendo de la edad en la que se encuentre, y evita sobrealimentarle. Debe acostumbrarse a comer la cantidad adecuada y en el momento adecuado.

A la hora de sentarse a comer, es saludable que los niños coman sin muchas distracciones y disfruten del momento de la comida. Eviten que se lleve la comida a su cuarto, que coma sin supervisión o que lo haga mientras juega con el ordenador o la consola. Han de aprender a comer despacio y a masticar bien los alimentos, pues de esta forma el estómago tendrá que trabajar menos y se hará mejor la digestión. Si se encuentran distraídos, olvidarán estos pasos y comerán deprisa y sin masticar para poder seguir jugando.

Además de cuidar su alimentación, podrás prevenir la obesidad infantil y el desarrollo de algunas enfermedades relacionadas con una mala alimentación fomentado que tu hijo realice ejercicio físico. Se estima que el tiempo de actividad diario conveniente para los niños es de unos 50 minutos diarios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *